La Mona de Pascua es el pastel que tradicionalmente se hacía para celebrar el fin de la cuaresma. Es una costumbre arraigada a la costa del Mediterránea, y era una torta con forma de rosca acompañada de huevos duros. A partir de mediados del siglo XIX los gremios de pasteleros y panaderos evolucionaron las Monas, convirtiéndolas en pasteles muy elaborados y decorados con dulces, chocolates y figuras de azúcar.

Desde Enrich recogemos las influencias de este legado pastelero y elaboramos una selección de monas de diferentes naturalezas. Por un lado hacemos la “Garlanda”, la mona más tradicional, que consiste en una corona de brioche decorada con crujiente de azúcar y los habituales huevos duros. También preparamos la Mona Clásica de bizcocho. La hacemos cubierta de trufa rellena con mermelada de frambuesa, de yema con mermelada de albaricoque y de mantequilla rellena de chocolate. Todas ellas las vestimos con elementos de chocolate, las plumas y los pollitos de siempre.

Te ofrecemos las Baby Monas Enrich, de las mismas características que la clásica, pero en formato reducido para disfrutar en pequeño comité. Hemos creado Las Baby Monas de stevia, donde hemos sustituido al 100% el azúcar por este edulcorante natural. Para los que buscan pasteles dulces pero sin azúcar.